Por culpa de mis anteojos

La última vez que le mentí tenía poco menos de 16 años. Faltaba poco para nuestro aniversario, ella aún no estaba por acá. Sus continuos viajes aturdían mi mente y pienso que terminaron por llenarme de incetidumbre con respecto a la continuidad de todo lo que nos rodeaba, al fin y al cabo, yo jamás fui inestable. Pero el problema se inició cuando yo desaparecía con los chicos malos de los que nunca le hablé. Y ni pensarlo, aunque era de esas personas que su caracter es lo que mejor tienen (aunque más me gustaban otras cosas).. yo ni iba a comentarselo. Me parece que abusé de esa ternura de una chica de 18. Pero qué estoy hablando? muchas veces me pregunté eso, sí, sí; entiendo que soy un haragán. Pero no tiene nada de malo dormir a las 4 de la madrugada y despertar a las 12 del medio día.
Yo no quise mentirle. Pero compartir un rato con una muchacha de ojos grises no iba a hacerme menos humano. Si bien es cierto sus besos eran como los de una criatura, el hecho de verla fumando esos porros me llenaban de intriga muy al fondo de mí. Y no sé por qué ahora viene a mi cabeza esa muchacha de vestido rosado que me dice mira el ángel de mi pierna. Soy un wevón con 5 letras. El futuro uno lo escribe. Probablemente me lo recriminó el día que nos besamos afuera de ese cuarto con recuerdos absurdos.. películas eróticas y un tonto taburete en el medio. Ella tuvo la culpa, pero que imagen tan fatídica. Perdón, tengo que ir a vomitar.

Como te contaba, esta rubia me innotizó por varios meses, fueron tres para ser exactos. Luego cuando se fue verdaderamente decidí olvidarla y aunque eso fue cuestión de decirle a alguien. ‘Oye, me gustas’, pienso que no siempre las cosas son tan fáciles.

“No será lo mismo sin ti”, pero que suene la del Umplugged por favor, yo se lo repetí. Y con mis amigos coreando su nombre delante del amor de mi vida.. es cierto, yo reía por dentro. No será.. lo mismo sin… bueno está demás. Pero el caso es que estaba ella, y aún está… son cortos en mi mente. verdaderamente ese vestido rosado fue desperdiciado por unos tontos momentos infantiles, por ser buen amigo. Un estúpido. Por ahora, ‘ten presente que le llevaste su cd preferido a su casa y vestido de la forma más irreproducible que puede existir estuviste delante de ella con miedo cuando escapó su doggy del garage.’ En fin… donde ahora estará..

Fuente | Desde la rutina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s